Trump se prepara para enfrentar a un (nuevo) director del FBI

(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya despidió un director del FBI.Ahora se está acercan...

Posted: Feb. 1, 2018 7:12 AM
Updated: Feb. 1, 2018 12:10 PM

(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya despidió un director del FBI.

Scroll for more content...

Ahora se está acercando al punto de no retorno con su reemplazo.

El llamado público del FBI a la Casa Blanca, para que detenga la publicación de un memo republicano que condena su conducta en la investigación de Rusia, pone al director del FBI, Christopher Wray, en abierto conflicto con el presidente y su trabajo.

La declaración que expresa "graves preocupaciones" sobre la publicación del memorándum fue más relevante que las disputas habituales dentro del gobierno de Estados Unidos sobre la publicación de material de inteligencia.

LEE: Mueller busca interrogar a Trump, asegura The Washington Post

Representaba una fuerte declaración de independencia de Wray, y una firme defensa de su oficina que corre el riesgo de enfurecer al presidente, que exigen una alta lealtad personal a los principales funcionarios de inteligencia.

Donald Trump y Christopher Wray.

"Ha puesto su trabajo antes de la lealtad al presidente", dijo el exfiscal federal Preet Bharara a CNN, describiendo un escenario que a menudo no ha terminado bien para los principales funcionarios durante el gobierno de Donald Trump.

Pero el enfrentamiento es más que un memorándum, es un síntoma de la intensa crisis de confianza entre Donald Trump y sus propias agencias de inteligencia, incluso aquellas lideradas por sus propios designados. Está jugando en contra de un intento coordinado del presidente y sus aliados para desacreditar la investigación de Rusia. Y, en última instancia, esta última pelea tiene sus raíces en la creencia expresada por el presidente de que un grupo en las agencias de espionaje y cumplimiento de la ley de Estados Unidos conspira contra él para invalidar su victoria electoral de 2016.

Al FBI le preocupa que la nota, producida por el aliado de Trump, Devin Nunes, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, sea inexacta, distorsione los hechos y pueda comprometer la inteligencia clasificada.

"No solo tiene esas preocupaciones, sino que las están afirmando públicamente, supongo que desafiando al presidente, no es algo que haya visto antes", dijo Bharara, que ahora es un comentarista de CNN.

Pero Trump parece decidido a publicar el memo, aparentemente esperando que ayude a desacreditar la investigación en su contra y su campaña de 2016, dirigida por el asesor especial Robert Mueller.

CNN informó que Trump le preguntó a otro designado, el diputado procurador general Rod Rosenstein, en diciembre, hacia dónde se dirigía la investigación de Rusia, que él supervisa, y si él estaba "en mi equipo".

El incidente pareció ser una ocasión más en la que Trump pudo haber cruzado las fronteras tradicionales entre la Casa Blanca y el FBI, diseñados para proteger a las agencias de acusaciones de interferencia política.

El comisionado del FBI James Comey testificó el año pasado que Trump le pidió una promesa de lealtad. El presidente también le preguntó al exdirector adjunto del FBI Andrew McCabe, quien renunció esta semana, por quién había votado en las elecciones de 2016, informó The Washington Post la semana pasada.

Los acontecimientos del miércoles engrosaron la trama que rodea la investigación de Mueller, que examina si Trump obstruyó la justicia en su despido de Comey y si su equipo de campaña colusionó con la intromisión de Rusia en las elecciones.

Las revelaciones parecen agregar nueva evidencia anecdótica a las sospechas de que la Casa Blanca y sus aliados en el Capitolio están politizando la inteligencia y aplastando las normas establecidas desde hace tiempo. Esto, para proteger al presidente.

Washington está en vilo por la publicación del memo de Nunes, que los republicanos dicen que muestra un dossier sobre Trump y Rusia, escrito por un exagente de inteligencia británico que se utilizó indebidamente para asegurar una orden de vigilancia a Carter Page, exasesor de política exterior de la campaña.

Trump le dijo a un legislador después del discurso del Estado de la Unión que él publicaría el "100%" de la nota. El secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, dijo en Fox News Radio que sería emitido "bastante rápido". Los funcionarios de la Casa Blanca le dijeron a Jeff Zeleny de CNN que el memo podría salir este jueves. Pero no estaba claro si la vehemente objeción pública del FBI, después de las apelaciones personales al personal de la Casa Blanca por Wray y Rosenstein, cambiaría las mentes en el ala oeste. El exdirector de la CIA, James Woolsey, dijo a CNN el miércoles que era posible que el enfrentamiento pudiera ser desactivado, haciendo cambios al documento.

El memo, sin embargo, se ha convertido en una causa política tan celebrada entre los conservadores que sería muy difícil que Trump se retracte, incluso si cita preocupaciones de seguridad nacional.

En un comunicado, el FBI dijo que tiene serias preocupaciones sobre "omisiones materiales que afectan fundamentalmente la precisión de la nota".

Los demócratas dicen que el Partido Republicano usó la inteligencia selectivamente para tergiversar la forma en que se utilizó el expediente.

Nunes, por su parte, dijo que no sorprendía que el FBI y el Departamento de Justicia presentaran objeciones "espurias" para permitir que el pueblo estadounidense supiera la verdad sobre sus "abusos" de vigilancia.

Otros republicanos insistieron en que el memo demostraría que hubo una falta grave en el FBI y el Departamento de Justicia que el público necesitaba ver.

La alianza entre Nunes y Trump plantea la cuestión de si el comité de la Cámara, bajo un presidente que desempeñó un papel clave en el equipo de transición, ahora ha cedido su papel de supervisión y se ha convertido en una herramienta en los ataques políticos al FBI por parte del presidente.

Nunes ya era una figura controvertida porque dejó caer una bomba el año pasado al afirmar que los funcionarios de la campaña de Trump habían sido vigilados por las agencias de inteligencia de Estados Unidos se apresuraron a informar a Trump.

Luego se supo que obtuvo esta información en primer lugar de los ayudantes de Trump, lo que generó dudas sobre si estaba participando en un complicado plan para desacreditar la investigación del FBI.

"Casi parece que el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes actúa como un agente de la Casa Blanca", dijo el miércoles James Clapper, exdirector de Inteligencia Nacional, a Jake Tapper de CNN.

Pero Nunes no actúa solo. Este martes, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien alguna vez criticó a Trump pero se ha convertido en un aliado importante, dijo que respaldó la publicación del memo.

En un intercambio, Nunes se cubrió cuando el miembro demócrata Mike Quigley le preguntó si su personal había escrito la nota con conversaciones o consultas con alguien en la Casa Blanca.

"Solo respondería, por lo que sé, que no", respondió Nunes.

Sin embargo, el enfrentamiento resulta ser una certeza de que se busca tensar aún más las relaciones entre Trump y las autoridades judiciales y de inteligencia.

"Es una experiencia única cuando un presidente republicano y un congresista republicano nos dicen que un Departamento de Justicia republicano y un FBI republicano son en realidad representantes del estado profundo", dijo Phil Mudd, un exfuncionario de la CIA y del FBI que ahora es un comentarista de CNN.

"Somos nosotros contra ellos y el presidente dijo: 'si no crees en mí, estás fuera del equipo'".

Article Comments

Community Events